21 ago. 2011

Edward Sharpe & The Magnetic Zeros - Home



Aunque me suele costar la desconfianza de algunos amigos músicos, tengo que admitir que soy propenso a leer críticas de rock. No calculé el promedio, pero a buena parte de mi colección llegué a través de recomendaciones de críticos (tema para otra entrada, que ya abordó Carreira con sus Talking Heads: ¿cómo llegamos a nuestras bandas favoritas?).

Sin embargo, hay algunas bandas a las que nunca, nunca, nunca, jamás habría conocido, si sólo hubiera leído la “crítica especializada”. Edward Sharpe es una de ellas.

Dijo Pitchfork: “Una mentira”, “inmemorable, lavado y artificial”, “extraña yuxtaposición de ideas inconclusas”, “un hippie al que le falta humanidad”.

Y digo yo (y mi chica, y quince tipitos que saltamos como posesos la tardecita en la que, totalmente fuera de contexto, tocaron por acá): “Oooh, let me come hoooome / home is wherever i’m with youuuuuu...”