28 ago. 2011

Buddy Holly - Heartbeat



Heartbeat
why do you miss when my baby kisses me
heartbeat - why does a love kiss stay in my memory

Piddle dee pat - I know that new love thrills me
I know that true love will be

Heartbeat
why do you miss when my baby kisses me

Heartbeat
why do you skip when my baby's lips meet mine
heartbeat
why do you flip then give me a skip beat sign

Piddle dee pat - and sing to me love stories
and bring to me love's glories
Heartbeat
why do you miss when my baby kisses me


¿Y qué songorongo querrá decir "Piddle dee pat"?  ¿Es la onomatopeya de ese latido del corazón que se ausenta cuando su chica lo besa? Puede ser. O puede que no. ¿Importa acaso? Creo que en ese sinsentido (por la misma época estaba también el "a-wop-bop-a-loo-lop a-lop bam boo", y años después vino el "naaa, na na, na na na na, na na na na, Hey Jude", y en el medio tantos otros, y después otros tantos, y bla bla bla) reside gran parte de lo que encuentro glorioso en el rock. Porque ahí, en ese punto en donde no se puede articular el sentimiento en palabras, en donde no queda otra que reducir el lenguaje a su pura materialidad sonora, rebanándole las cadenas tiránicas del significado (porque el significado es papá y mamá, es el trabajo, es la sociedad, es el sistema bla bla), ahí se da la pelea. Y no contra el sistema ni ninguna de esas boludeces, eh: esa está perdidísima de hace rato. La pelea es contra quienes creen que las letras son más importantes que la música, contra los que necesitan que les pasen un mensaje decodificable en tres minutos, y son muy pajeros como para sentarse y ponerse a leer. No, señores, no es así, y en ésta me planto: la letra NUNCA es más importante. Y si lo es, algo anda mal. Por eso, banco a los Hanson cuando cantan

Mmm bop, ba duba dop
ba du bop, ba duba dop
ba du bop, ba duba dop
ba du

Imagínense la sarta de boludeces que hubieran puesto en ese estribillo, si se les hubiera ocurrido usar palabras. Así está mejor. Pero dejen de leer mis zonceras y escuchen el "Piddle dee pat" de Buddy, que ahí está todo dicho.