12 oct. 2011

XTC - Making Plans For Nigel



La historia del rock es cruel. Eleva hasta el olimpo de la concha del mono de oro a bandas que con suerte tienen dos o tres discos rescatables (a ustedes los estoy mirando, Udos), y deja en un tercer plano a bandas que, en un mundo más justo, deberían formar parte de la currícula escolar de cualquier establecimiento educativo medianamente serio.  

Una de esas bandas, sin duda, es XTC. Responsable, en gran medida, de tender el puente entre el nerviosismo anguloso del post-punk y el revival brit-pop de principios de los '90, atravesaron una gloriosa -gloriosa para ellos, por lo menos- década de los '80. En aquellos desolados tiempos de reaganomics, estos freaks liderados por un anteojudo con pánico escénico (debieron abandonar temprano las presentaciones en vivo, seguro eso explica parte de su falta de difusión) se dieron el gusto de humillar a todos haciendo un pop de altísima gama, en el que confluyen fríos sintetizadores, arrebatos pastorales, psicodelia sobresaturada, cocktail jazz desvíado, ska robótico y no sé cuántas cosas más, siempre todo sostenido por esa clase de melodías que te pegan una piña, tiran un golpe al aire a propósito para distraerte, y proceden a noquearte sin contemplaciones. Y ni hablemos de las letras. Si bien dije en algún post anterior que para mí la letra es una dimensión secundaria en el pop, sobre todo cuando nos cantan en otro idioma, no soy tan boludo como para no reconocer que las de Andy Partridge -líder y principal compositor- son gloriosas: llenas de ironía, humor anglo, vocabulario exhaustivo, referencias literarias y una honestidad nerd desarmante, no hacen más que sumar al éxtasis tremendo que provoca  XTC. 

¿Por dónde empezar con XTC, entonces? Quizá una fija sea "Skylarking", su clásico disco de mediados de los '80, y luego ir para atrás o para adelante (tienen un montón de discos, algunos más difíciles, todos excelentes). Pero recomendaría "Nonsuch", del '92, el más amable para oídos desacostumbrados al pop excéntrico de esta banda. Y cuando lleguen a "Apple Venus Volume 1", el anteúltimo disco (hace tiempo que la banda no da señales de vida, y el fiel compañero de Andy y compositor de algunos de los mejores temas de XTC, Colin Moulding, habría decidido abandonar la música), verán -escucharán- que a veces el cielo está más cerca de lo que creemos, y que separar la pajota del trigo -aunque lleve horas y ojos rojos- garpa como loco, cuando se trata de buscar algo nuevo para escuchar en este océano inconmesurable que es internet.